» » » El secuestro de la pasión

El secuestro de la pasión

Publicado en: Blog | 0

El carácter es un tirano que nos tiene secuestrados. Si le dejamos ocupa y mantiene secuestrado nuestro espacio mental, psíquico y emocional. Yo le llamo el bicho, o el alíen. Su caramelo envenenado es la pasión. Aquella pulsión que nos resulta tan irresistible, tan adictiva, tan “placentera”. Placentera entre comillas porque siempre conlleva una sombra, la otra cara de la moneda, un sufrimiento, el peaje carísimo que nos depara su trampa. Podemos caer en la pasión una y mil veces, y creer que ya hemos aprendido la lección, y sorprendernos repitiendo el drama que nuestro carácter lleva como guión.

Ver todo nuestro andamio, nuestra coraza, desidentificarnos tomando la suficiente distancia para observarlo como el artefacto que es, nos permitirá abrirnos a un ser y estar más auténtico, más intuitivo, más instintivo… más compasivo y más amoroso.

Y por supuesto, una vez identificados y desactivados los automatismos, volver a abrazar a nuestro carácter, apoderándonos de él y de las herramientas que nos brinda, porque a pesar de todo, necesitamos del andamio, necesitamos de la estructura, pero poniéndola a nuestro servicio, no poniéndonos al servicio de ella.

 

Dejar un comentario